Pareja abrazada y sonriendo
General

Secretos para una buena salud sexual

La salud sexual es una parte integral de la salud general, el bienestar y la calidad de vida en general. Para preservar una vida sexual activa y satisfactoria, aquí hay algunos pequeños consejos.

Protégete a ti mismo

Si no estás lista para lidiar con un posible embarazo no planificado, asegúrate de usar un anticonceptivo de tu elección.

Poner la seguridad primero. Usar un condón ofrece doble protección: reduce tanto los riesgos de embarazo como la contracción de una infección de transmisión sexual (ITS).

Hacerte un análisis de sangre también es una buena manera para que tú y tu pareja eviten los riesgos de sufrir una ITS.

Además, adquirir cefalexina en cápsulas es una buena alternativa para tratar las infecciones en genitales de manera ano agresiva.

Come sano

Chica comiendo una ensalada

La sexualidad es un reflejo del estado general de salud. Para tener una vida sexual activa, cuida tu nutrición.

La comida saludable nutre tu cuerpo y te permite estar en tu mejor momento en muchas situaciones, incluido el sexo.

Además, una nutrición saludable (baja en sodio y grasas malas, por ejemplo) te ayudará a combatir ciertas enfermedades como la hipertensión arterial y la hipercolesterolemia, que pueden estar asociadas con la disfunción eréctil, que afecta a uno de cada dos hombres después de los 40 años.

Evita fumar

Fumar reduce tu vitalidad, incluso a nivel sexual. Además, el tabaco conduce a un fenómeno que hace que los vasos sanguíneos se contraigan en todas partes del cuerpo, incluidos los genitales.

En los hombres, esta reducción en el flujo sanguíneo puede provocar dificultades para tener o mantener una erección.

En las mujeres, este fenómeno también ocurre en los genitales, lo que conduce a una variedad de problemas, incluida una reducción de la lubricación.

Además, tanto en hombres como mujeres existe el riesgo de que si sigues fumando, la faringitis se puede hacer presente.

Mantén un peso saludable

Las personas con sobrepeso u obesidad tienen un mayor riesgo de hipertensión, hipercolesterolemia y diabetes, afecciones médicas que pueden ser perjudiciales para una buena salud sexual.

Mantener un peso saludable contribuye a prevenir enfermedades asociadas con la disfunción eréctil y otros problemas sexuales.

Además, sentirse bien en tu propio cuerpo puede ayudarte a disfrutar plenamente de tu propia sexualidad.

Limita tu consumo de alcohol

Sería fácil pensar que el consumo de alcohol facilita los encuentros sexuales, pero la verdad del asunto es bastante diferente.

La investigación ha revelado que consumir grandes cantidades de alcohol puede tener un impacto negativo en las capacidades sexuales de hombres y mujeres.

Puede, por ejemplo, reducir la capacidad de un hombre para tener y mantener una erección. Las altas dosis de alcohol también pueden reducir la capacidad de una mujer para excitarse sexualmente y tener un orgasmo.

Comunícate con tu pareja

Para disfrutar de una salud sexual buena, es importante sentirte cómodo. Elige el lugar adecuado, habla con tu pareja sobre tus gustos y preferencias en el amor, así como los suyos.

En todos los casos, debes sentirte libre de probar cosas nuevas y sentirte respetado. No hagas algo solo para complacer a tu pareja si te hace sentir incómodo.

Verás que siguiendo estos consejos tendrás una mejor salud sexual, podrás gozar de tu pareja libremente y sin temor por arriesgar tu bienestar. 🙂