vitaminas para personas mayores

Las mejores vitaminas para personas mayores

Las 7 mejores vitaminas para personas mayores

No todas las personas mayores necesitan vitaminas. Si come una dieta bien balanceada y no tiene ninguna condición médica, es posible que no obtenga muchos beneficios de los suplementos vitamínicos o minerales. Visite a su médico para determinar si los suplementos vitamínicos son adecuados para usted.

Si se pregunta qué tipos de vitaminas se recomiendan más comúnmente para las personas mayores, aquí hay una lista de las mejores vitaminas para personas mayores. Desglosaremos cada vitamina y nutriente y mostraremos el papel que desempeña en la salud a medida que envejecemos.

Aquí, le mostraremos las mejores vitaminas para personas mayores en función de las deficiencias más comunes. Describiremos el papel de cada vitamina y ofreceremos consejos sobre cómo elegir las mejores cuando vea descuentos vitaminas en su farmacia.

Multivitaminas

Un multivitamínico diario puede ayudar a garantizar que obtenga los elementos nutricionales que necesita para vivir un estilo de vida activo y saludable hasta bien entrados sus años dorados.

Estos suplementos contienen una mezcla de vitaminas que la mayoría de las personas mayores no reciben en cantidad suficiente. Incluyen vitamina E, vitamina K, vitamina A, calcio, vitamina D, ácido fólico y potasio. Otras formulaciones incluyen licopeno, luteína y probióticos.

 Vitamina D

En los adultos mayores, la vitamina D ayuda a mantener la salud del esqueleto al formar y proteger los huesos. La investigación muestra que la vitamina D también puede ayudar a prevenir enfermedades que causan deterioro cognitivo, osteoporosis, enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo 2.

Los estudios sugieren que al menos el 20% de los adultos mayores canadienses, europeos y estadounidenses tienen una deficiencia de vitamina D. Además, la investigación indica que la vitamina D ayuda a aumentar la absorción de otras vitaminas como el calcio y puede desempeñar un papel en la prevención de caídas.

Los expertos recomiendan obtener de 20 a 25 microgramos de vitamina D por día. Muchos alimentos están fortificados con vitamina D, por lo que comerlos es una buena manera de aumentar su consumo de vitamina D.

Vitaminas B

A medida que envejecemos, nuestros cuerpos se vuelven menos eficientes en la absorción de vitaminas B, como la vitamina B12 y la vitamina B6. Además, el ácido del estómago disminuye y no puede descomponer y absorber las vitaminas B de manera tan eficiente como cuando somos más jóvenes.

Hay varias vitaminas B diferentes que incluyen folato, niacina, biotina y riboflavina. Las vitaminas B son esenciales para la función nerviosa saludable, la salud del corazón y la presión arterial. Las deficiencias de vitamina B12 también se han relacionado con trastornos cerebrales.

Los expertos generalmente recomiendan consumir alrededor de 2,4 microgramos de vitamina B por día. Para obtener más vitaminas B, coma alimentos como carne, pollo, huevos, leche, frutas y verduras. También puede tomar un suplemento de vitamina B.

Vitamina C

La vitamina C juega un papel clave en la salud y el metabolismo del sistema inmunológico. Según la Asociación Estadounidense de Optometría, la vitamina C puede ayudar a prevenir las cataratas y disminuir la pérdida de la visión asociada con la degeneración macular relacionada con la edad.

El cuerpo humano solo puede obtener vitamina C de fuentes externas. Como resultado, muchas personas mayores que no comen una dieta balanceada pueden experimentar una deficiencia de vitamina C.

Los profesionales de la salud recomiendan obtener de 75 a 90 miligramos de vitamina C todos los días. La vitamina C se puede encontrar en la mayoría de las frutas y verduras, incluidas las naranjas, el brócoli, los tomates y la calabaza de invierno.

Calcio

No es ningún secreto que el calcio es un componente clave para un envejecimiento saludable. Muchos adultos mayores sufren deficiencias de calcio que provocan huesos quebradizos o enfermedades óseas como la osteoporosis.

Las mujeres son particularmente susceptibles a la deficiencia de calcio y la pérdida ósea después de la menopausia.

Los alimentos ricos en calcio incluyen atún, queso, yogur, col rizada, semillas de sésamo, hígado de res y espinacas. También puede tomar un suplemento de calcio recomendado por un médico si tiene dificultades para obtener suficiente de su dieta habitual.

Ácidos grasos omega

Los ácidos grasos omega 3 y omega-6 son grasas saludables que desempeñan un papel en la energía, la visión saludable y el buen funcionamiento de las articulaciones. Hay tres tipos principales de ácidos grasos omega, incluidos DHA, EPA y ALA.

Las investigaciones muestran que los ácidos grasos omega pueden ayudar a reducir el dolor y otros síntomas de la artritis reumatoide.

Puede obtener ácidos grasos omega de los mariscos, así como de la linaza, las nueces y la soja. Trate de consumir dos porciones de pescado u otros alimentos ricos en omega-3 por semana. También puede utilizar un suplemento con ácidos grasos omega.

Los comentarios están cerrados.