El increíble origen del café de olla

El increíble origen del café de olla

El café de olla es una bebida cargada de historia mexicana. Durante los primeros días de la Revolución Mexicana en 1910, las soldaderas, también conocidas como adelitas, apoyaban a los soldados. Cocinaban, limpiaban y establecían los campamentos.

Preparaban café de olla con canela, piloncillo, clavo, café y chocolate tostado en una olla de barro. Lo servían como una bebida de relleno que ayudaría a impulsar la energía de los soldados durante todo el día.

Así como el capuchino y el espresso tienen historia, el café de olla tiene una interesante historia que te invitamos a leer aquí mismo.

café de olla con canela

El café de olla y la Revolución Mexicana

Se decía que la bebida era una de las favoritas de Emiliano Zapata, la figura principal de la Revolución Mexicana, y que más tarde se convertiría en el homónimo de los zapatistas en Chiapas.

Esa zona ahora es conocida tanto por sus cafetaleras como por la lucha de los pueblos indígenas por la autonomía que culminó con un levantamiento en 1994.

El movimiento de resistencia y la lucha por preservar las costumbres indígenas en Chiapas sigue en marcha. De igual manera sigue presente la lucha zapatista por la estabilidad económica y autonomía en México.

El café de olla ha traspasado fronteras

La tradición de beber café mexicano y café de olla no solo es popular en México. Su popularidad está creciendo en los Estados Unidos y en toda Latinoamérica. Ahora es muy sencillo ir a cualquier cafetería y hacer uso de los rewards para adquirir un par de bebidas. Mientras el barista prepara tu café, te puede contar acerca de los orígenes de esos granos que usa para preparar estas bebidas calientes.

Un ejemplo es la cafetería Primera Taza, dirigida por mexicanos estadounidenses, en Boyle Heights, Los Ángeles. Está a solo unas cuadras de Mariachi Plaza y cuenta con arte chicano que recubre sus paredes de color arcilla y su cálido interior.

Primera Taza lleva apenas dos años en Boyle Heights, pero se ha convertido en un epicentro de la comunidad mexicoamericana. Es un lugar que acoge a artistas locales, discusiones políticas y debates.

El propietario, Chuy Tovar, quien nació en Jalisco, está comprometido a obtener todos sus granos de café de México. Para su propio café, Tovar obtiene la mayor parte de productores de Guadalajara y Tijuana.

Primera Taza y Akat Cafe Kalli

El café de olla en Primera Taza es suave, espeso y rico con un sabor a chocolate. Tovar explicó que después de investigar la historia del café de olla, comenzó a usar cacao tostado en su receta para hacer que la bebida fuera más fiel a su forma original y honrar la memoria de las adelitas.

Debido a que el café de olla usa piloncillo, o azúcar de caña sin refinar que todavía tiene melaza, hay enzimas en la bebida que alivian el estómago. Combinado con el cacao rico en vitaminas, Tovar considera al café de olla como una “superbebida”.

Pero Los Ángeles no es el único lugar donde puedes disfrutar de una buena taza de café mexicano en Estados Unidos. Akat Cafe Kalli es una cafetería de propiedad mexicano-estadounidense en Lake Merritt, Oakland.

El café a menudo patrocina exposiciones de arte de artistas chicanos locales, lecturas, mercaditos y música de miembros de la comunidad latina. Está lleno de arte con imágenes serigrafiadas de activistas ambientales latinoamericanos asesinados como Berta Cáceres, Nelson García y Tomás García.