niño enfermo de diarrea y vómito
General

Diarrea y vómito en tu bebé

La diarrea y el vómito son síntomas muy comunes en los niños. 

El virus se propaga fácilmente. Lavarse las manos con frecuencia es la mejor manera de evitar la propagación del virus pero, ¿qué pasa cuando tu bebé es el que está enfermo?

Aquí te decimos cómo detectar cuando tu bebé tiene diarrea y vómito: 

Zona verde – Bajo riesgo

Niña enferma de diarrea y vómito

Estas son las señales que presentará tu hijo si está en la zona de bajo riesgo, aquí todavía no está en peligro, pero sí toma en cuenta tener a la manos pañales ultra absorbentes de Huggies, así evitarás accidentes:

  • Tu bebé está hidratado
  • El color de la piel es normal (puede enrojecerse con fiebre).
  • El nivel de actividad es normal. Puede dormir más pero es fácil despertarse
  • Actúa normalmente.
  • Membranas mucosas húmedas (mejilla interna). Los labios o la lengua pueden estar secos.
  • Lágrimas de llanto.

Cómo actuar

Lavarte las manos es la mejor manera de prevenir la propagación de la diarrea y vómito. Lávate las manos después de usar el baño, cambiar pañales y antes de manipular alimentos.

Ofrece pequeñas cantidades de la dieta regular de tu hijo. Consulta “cómo alimentar a tu hijo” para ver ejemplos de alimentos y opciones de líquidos apropiados para su edad.

Aumenta gradualmente la cantidad de líquido. Reintroduce los alimentos según lo tolere y sigue ofreciéndole alimentos y líquidos incluso si está vomitando, evitarás que su cuerpo sufran una descompensación.

ZONA AMARILLA – Riesgo intermedio

¡Aquí empiezan las primeras señales de alerta preocupantes! Presta mucha atención si padece de las siguientes características de la diarrea y vómito: 

  • La piel está pálida (puede enrojecerse con fiebre).
  • Disminución del nivel de actividad
  • No tan receptivo. Querer dormir más que estar despierto.
  • No sonríe
  • Membranas mucosas húmedas
  • Labios secos
  • Pocas lágrimas de llanto.

Cómo actuar

Lavarte las manos es la mejor manera de prevenir la propagación de enfermedades. Lávate las manos después de usar el baño, cambiar pañales y antes de manipular alimentos.

Ofrezca pequeñas cantidades de la dieta regular de su hijo. Aumenta gradualmente la cantidad de líquido. Reintroduce los alimentos según lo tolere.

Si tu hijo sufre de diarrea y vómito, no esperes más de 3 o 4 minutos y luego ofrece líquidos nuevamente. En este punto es importante que distingas el llanto de un bebé, a´si podrás notar si sufre algún otro problema.

Si tu pequeño sigue vomitando, reduce gradualmente la cantidad que le das y aumenta la frecuencia con que lo haces.

Es posible que debas administrar tan solo 5 ml (1 cucharadita) cada pocos minutos para que tu hijo reduzca los líquidos.

ZONA ROJA – Alto Riesgo

¡Mucha atención aquí! La salud de tu hijo ya se encuentra en riesgo si padece alguno de estos síntomas:

  • Tu hijo está deshidratado
  • La piel es pálida y puede estar manchada
  • Los ojos están hundidos
  • Muy débil. Difícil de despertar o no despertierta.
  • Membranas mucosas secas (mejilla interna), labios y / o lengua.
  • No hay lágrimas con el llanto.

Cómo administrar / cuándo obtener ayuda

¡Ve a un departamento de emergencias o centro de atención urgente!

Sigue dándole medicamentos y comida que tu hijo normalmente come. Habla con tu médico si tu hijo no puede reducir estos medicamentos recetados.

Como la mayoría de la diarrea y vómito son causados ​​por un virus, no se necesitan antibióticos. Los antibióticos no ayudarán a tu bebé a mejorar más rápido, en realidad pueden dañar a tu pequeño.

Todos los síntomas de la diarrea y vómito pueden mejorar durante un día o dos y luego reaparecer. Si es así, ve con tu pediatra para que pueda auxiliarte.